Hail, Arabia Saudí. 30/01/2020. Una de las etapas más duras y más bonitas de la historia de la Titan. Esta frase ha sido la más repetida hoy en el campamento de Hail, en lo que ha supuesto la segunda jornada de la Titan Series Arabia Saudí.

Ciclistas y aficionados tenían marcado en rojo esta jornada, iba a poner a prueba la condición física del pelotón y lo cierto es que no ha decepcionado a nadie. Un paso de dunas de 4 kilómetros y un cañón muy técnico con algunos pasos de roca y otros blandos han puesto a prueba la fiabilidad del pelotón. Julen Zubero ha sido quien mayor ventaja ha sacado en el día de hoy. El ciclista vasco ha pinchado en el primer cuarto de la etapa, ha remontado hasta llegar a Betalú, quien se había escapado en las dunas, y en el cañón que comenzaba en el del kilómetro 90, a 20 de la meta, se quedaba en solitario para cruzar la meta en primera posición aventajando al segundo clasificado en dos minutos y medio, con lo que se coloca líder con 1’24. Dos etapas y dos líderes distintos. “Nada más empezar la primera bajada he tenido una avería, he tenido que reparar sobre la marcha y he gastado muchas balas para poder entrar en el grupo de cabeza. Cuando lo he conseguido, he pensado que hoy tenía que arriesgar un poco”, explicaba el vencedor de etapa.

Betalú, por su parte, cruzaba la meta contrariado. El ganador de las últimas cuatro Garmin Titan Desert mostraba su condición de Rey del Desierto al cruzar las dunas y se escapaba en solitario. Veía como Zubero le alcanzaba en el kilómetro 70 y ambos se dirigían aumentando la distancia respecto al líder, Óscar Pujol. Pero una mala decisión, al tomar una trayectoria equivocada le dejaba descolgado. De todas formas, Josep se encuentra esperanzado. “Me siento líder, me encuentro bien y sé que mañana tendré que ser combativo de nuevo. Solo un error me ha alejado de Zubero. Mañana, con más desnivel, espero ser yo quien se lleve la victoria”.

Por detrás entraban Oriol Colomé y Óscar Pujol. Éste último dudó en la estrategia y tomó una decisión equivocada. No deshinchar las ruedas al entrar en las dunas le hizo hacer demasiado tramo bajado de la bici y pagó el esfuerzo. Ahora es tercero en la general a 13’32.

“No he petado, no he roto material, lo que me ha pasado hoy es que he tomado una mala decisión en la duna. He ido a deshinchar y al final no lo he hecho. No he podido hacer nada montado, me ha tocado correr. No he mantenido la calma, creo que el maillot de líder me ha metido presión y he gastado fuerzas corriendo sin avanzar. Luego he deshinchado, pero luego ha sido muy tarde. Una etapa muy dura que pasará factura los próximos días. Ha sido una jornada espectacular. Los cambios del cañón, salir a zona abierta, el desierto… espectacular y durísimo. Los últimos diez kilómetros han sido Top10 de los kilómetros más duros de mi vida”

La segunda de Silvia Roura

Es la más fuerte entre las mujeres y Sílvia Roura lo ha confirmado de nuevo. A pesar de rodar en solitario más de media etapa, concretamente desde el momento que ha superado el cordón de dunas, en el kilómetro 56, ha aventajado a la segunda clasificada, Marta Ballús, en 1 hora y 4 minutos. Sílvia cruzaba la meta contenta pero muy cansada. “He hecho un gran esfuerzo. Si ayer ya llegué a meta exhausta, hoy la etapa ha sido todavía más dura. Muchos kilómetros, terreno blando, el cañón… pero muy contenta de volver a ganar. Creo que ahora mismo el principal enemigo soy yo misma”.

Los titanes tendrán que descansar en el campamento para mañana. Les espera la etapa de mayor dificultad física. Con el mayor desnivel positivo acumulado de los 4 días, recorreremos la parte sur de la cordillera para regresar al punto de salida.